Escribes sombras en el agua y yo leo poemas. Mientras avanzan tus letras retrocedo a los clásicos. No pienso leerte, de ese agua no beberé. Aunque venga de los preciosos canales. Aunque no lo debería haber dicho. Aunque no me leas. Sigo tus sombras.