Voy a romper un verso en tu honor. Aquel que escribías sin puntos ni comas. Tampoco rimaba. Me gusta lanzarlo hacia atrás sobre mi cabeza y oírlo caer en el suelo. Como aquella última copa. Como aquella única noche. A tu salud.