Donde el tiempo puede ser largo o corto. ¿Vas o esperas? ¿Recibes o despides? Donde los besos tienen matices, ¿el primero o el último? Donde el sabor busca la melancolía y el olor se vuelve añoranza. Porque el andén huele a ti. Con mil preciosos matices.