Dejó de importarme el tiempo. Ahora sé que no es oro. Aprendí a pararlo en un beso. Esperar ya no es tirar el tiempo.