Mi rendición no fue tu victoria. Quedaste preso de su guerra mientras yo vuelo sin alas. Su lodo te va cubriendo. Hunde cada día más y tiñe de negro tu alma. Mi bandera blanca ondea con fuerza, blanca. Ahora obedece. Nunca lo olvides, nunca me olvidarás. Porque rendirse es de valientes.